Cirugía mínimamente invasiva de implantes

Consiste en colocar los implantes sin necesidad de abrir la encía y con una precisión absoluta. El laboratorio puede, utilizando la información que proporciona el estudio radiológico computerizado, fabricar una copia exacta de la boca y hueso del paciente. Al conocerse la posición, la dirección, el diámetro, la longitud y la profundidad de los implantes que se colocarán en boca, el laboratorio puede fabricar los dientes para el paciente antes de la intervención.

La prótesis dental se colocará justo después de la colocación de los implantes. Las molestias son realmente mínimas ya que el procedimiento se ejecuta sin bisturí, sin incisión, sin levantar la encía, sin puntos de sutura… y en una única sesión.

El procedimiento seleccionado depende de diferentes factores como la salud dental del paciente, el número de dientes implicados y los dientes que se tienen que sustituir. Estos factores también determinan el número total de visitas al dentista a lo largo del periodo de tratamiento.